Joan Ribas: «Más ladrillo no mejora el acceso a la vivienda, la única opción es regular los precios de alquiler»

Aunque su pasión es la música, sector al que ha dedicado 38 años de su vida, Joan Ribas (Ibiza, 1963) reconoce que la política engancha. Se sumergió de pleno en este mundo hace cuatro años como concejal de Bienestar Social de Vila y aspira a repetir en el cargo tras las elecciones del 26 de mayo. Eso sí, en ese caso, adelanta que no pedirá dedicación exclusiva para poder ejercer como dj una vez a la semana.

¿Qué diferencia a Ara Eivissa de otras formaciones de izquierda que se presentan para gobernar Vila?
Ara Eivissa es un movimiento de izquierdas insularista sin ninguna dependencia de ningún partido estatal. Somos la única formación de izquierdas que no tiene ningún referente a nivel estatal, o sea, que solo hemos de rendir cuentas a nuestros propios votantes en Ibiza y no tenemos ninguna excepción que nos venga de arriba.

¿Cuál es la prioridad de su formación en Ibiza?
Encontrar mecanismos para poder facilitar el acceso a una vivienda digna a todas las personas. La lucha de ARA va a ser reclamar que el Estado nos dé herramientas a los ayuntamientos para poder crear regulaciones en los precios del alquiler. Esto ya se ha conseguido en muchas ciudades de Europa y ayer (por el jueves) salía la noticia de que se va a conseguir en Barcelona. Creemos que en Ibiza es prioritario porque la situación aquí es todavía más grave. Vila no necesita que se construya más, necesita que la vivienda que ya existe salga al mercado a precio asequible. Esto se consigue con la herramienta para regular alquileres y con un incremento de la inspección de las ilegalidades, tanto en la utilización de la vivienda como alquiler turístico como en el mal uso que se está haciendo en muchos casos de las viviendas de protección oficial (VPO) que ya existen.

¿Se oponen totalmente entonces a más crecimiento en Ibiza?
Crecimiento cero. En Ibiza no cabe un ladrillo más aparte de las tres promociones que ya están en marcha de vivienda protegida.

¿No cree que Ibiza necesitaría más VPO?
No. Creo que meter más vivienda en el mercado no facilita las cosas, lo que hace es alimentar o dar más pólvora a los especuladores. Más ladrillo en Ibiza no mejora el acceso a la vivienda, la única herramienta es conseguir regular los precios de alquiler.

Hablando del problema de la vivienda, se refirió recientemente al incendio del edificio okupado de es Viver y afirmó que usted y todos somos responsables de esta tragedia…
No estoy culpabilizando a la sociedad, pero somos responsables porque formamos parte de un sistema en que se prioriza el enriquecimiento personal al bien común. De las 70 u 80 personas que vivían en esa infravivienda de es Viver, 41 vinieron a Servicios Sociales a solicitar ayudas después del incendio. De ellas, 38 tenían papeles y permiso de trabajo y 27 un empleo estable con sueldos que en cualquier otro sitio del Estado les hubiera dado para residir en una vivienda digna. ¿Qué tipo de sociedad queremos construir? ¿Una sociedad que prioriza el interés particular dejando a gente en la cuneta o una en la que se ponga por delante el bien común?

¿Qué lugar ocupa la limpieza en su lista de prioridades?
Está en los primeros puestos. La limpieza ha mejorado, pero en un sitio como Ibiza es un tema complicado porque somos un sitio de paso, de gente que viene de visita o a hacer la temporada, lo que dificulta que el civismo llegue a los niveles deseados. Evidentemente para que las cosas estén limpias es necesario que la gente ensucie menos, recicle más y tenga una conciencia más cívica sobre su municipio. El civismo es básico para mantener limpia una ciudad, pero lo que no puedes tener es un barrendero o un policía detrás de cada persona.

¿Qué plantea Ara Eivissa para mejorar la movilidad?
Entre otras cosas, seguir con el proceso de peatonalización del centro, ir mejorando los aparcamientos disuasorios a partir de la E10, conectarlos con minibuses circulares, si pueden ser eléctricos, mejor, y crear una ciudad en la que tengan prioridad los peatones y los ciclistas.

Su partido se define como soberanista, ¿apoyan la independencia de Cataluña?
No apoyamos ni dejamos de apoyar el independentismo. Estamos por el derecho a decidir. En el partido hay gente que apoya la independencia y gente que no.

¿Cree que esa postura supone un hándicap en Ibiza?
No lo creo. Nosotros nos consideramos demócratas y creemos que el poder de decisión está en el pueblo.

¿Qué ha aprendido de sus cuatro años en el ejecutivo de Vila?
Que los políticos no debemos pretender ser técnicos. Hemos de poner la voluntad y el empuje para que los técnicos tengan claro cuáles son nuestras prioridades. Lo que tenemos que hacer es rodearnos de profesionales preparados y motivados y dejarnos aconsejar por la gente que realmente sabe cómo hay que hacer las cosas. No hay peor enemigo de un político que el cuñadismo. Hay que dejar trabajar a los técnicos y confiar en ellos.

¿Cómo se imagina el día después de las elecciones?
Me imagino ocupando de nuevo la concejalía de Bienestar Social. Me queda trabajo por hacer. Estoy en un proceso de cambio de modelo en los servicios sociales para pasar de uno asistencial y semibenéfico, que es el que se ha tenido siempre, a uno preventivo.

Entrevista extreta de Diario de Ibiza.